LOJA

A pesar de estar el día muy nublado y con riesgo de lluvia, hoy nos animamos a ir a visitar Loja. Está a sólo 45 minutos de Málaga y, como otros muchos pueblos, el tener los restos de un castillo – alcazaba, llamaba mi atención para visitarlo.

Dejamos el coche aparcado a las afueras, en avenida Andalucía y bajamos andando al pueblo. El recorrido que hicimos es “desordenado” ya que íbamos visitando según las horas a las que iban cerrando los monumentos.

Nuestro primer destino era el Mausoleo de Narváez. Un pequeño edificio donde se encuentra su tumba y la de sus familiares. Narváez fue un militar y político de familia noble del siglo XIX  muy arraigado a la tierra de Loja.

Es uno de los monumentos que más me han gustado ya que hay un chaval muy agradable que explica todo lo que allí hay. Además, nos puso un vídeo de unos diez minutos que explica la historia de este personaje contada por uno de sus empleados más allegados.

Nada más entrar encontramos su tumba con la imagen de él acostado.

Loja -Mausoleo de Narváez (1)

Nos llamó mucho la atención un collar con un carnero colgando en su escudo; según nos explicaron, representa su pertenencia a la Orden del Toisón de Oro (o Vellocino de Oro), un símbolo de prestigio de aquella época, que le concedió Isabel II: https://es.wikipedia.org/wiki/Orden_del_Toisón_de_Oro

Loja -Mausoleo de Narváez (6)

Otro de los puntos más llamativos es que en la tumba de sus padres, a la izquierda, no hay imagen del padre. Según nos contó, hay dos teorías: una de ellas dice que el padre ya estaba muerto cuando construyó el mausoleo y al no tener foto de él, no pudieron dibujar su rostro. Otra de las teorías, mucho más de prensa rosa, es que Narváez se llevaba muy mal con su padre, y como venganza, no puso su rostro en la lápida.

Loja -Mausoleo de Narváez (3)

Hay dos lápidas más en dicho mausoleo: la de su hijo Rodrigo, fruto de su matrimonio y muerto a los dos meses, y la de su hija nacida fuera del matrimonio, muerta a los 17 años, pero a la que quiso mucho más que a ninguna otra persona, según explicaba el documental (ver álbum web).

De allí fuimos casi a la otra punta del pueblo a ver la Iglesia de Santa Catalina, ya que sólo estaba abierta en horario de misa y ya terminaba. Su ubicación fue decisión de los Reyes Católicos.

Camino de esta iglesia pasamos por una encantadora Plaza llamada Plaza de la Virgen Blanca, con el suelo hecho de piedras en mosaico, haciendo dibujos.

Loja - Plaza de la Virgen Blanca (7)

Nada más llegar a la iglesia de Santa Catalina, encontramos un cartel que me llamó la atención.

Loja - Iglesia de Santa Catalina (2)

Por dentro era una iglesia de piedra muy luminosa con techo de madera y una cúpula estilo gótico encima del altar (ver álbum web).

Loja - Iglesia de Santa Catalina (4)

Nos acercamos a la oficina de turismo a por un plano y para preguntar dónde comer, ya que todos los restaurantes del centro, según vimos, cierran los domingos.

Nuestro siguiente destino fue la Iglesia Mayor de la Encarnación. He de admitir que, viéndola desde fuera (ya que teníamos que esperar que acabara la misa) tan inmensa, esperaba la misma grandiosidad por dentro. Fue construida sobre el solar de una Antigua Mezquita Mayor y ostentó la categoría de Colegiata. Es una iglesia muy alta de piedra pero muy muy sobria, aunque destaca su artesonado de madera en el techo.

Loja - Iglesia Mayor de la Encarnación (9)Loja - Iglesia Mayor de la Encarnación (2)

También hay que mencionar las preciosas vidrieras a todo lo largo de la iglesia en forma de cruz.

Loja - Iglesia Mayor de la Encarnación (11)

Dos anécdotas de esta iglesia: la primera, el encontrar un tablón con un cartel donde se informaba de una próxima boda para que quien conociera algún impedimento se manifestara (ver álbum web); y la segunda, que nos dejaron encerrados dentro de la iglesia. Menos mal que encontramos abierta una pequeña puerta lateral detrás del altar, sino, aún seguíamos allí.

A pesar  del encierro, nos encontramos con fuerzas para seguir viendo iglesias, en este caso, la Iglesia de San Gabriel, con una espectacular cúpula encima del altar que te deja boquiabierto.

Loja - Iglesia de San Gabriel (2)

Justo estaba a punto de empezar la misa, y una señora, que me vio hacer fotos, me explicó que uno de los retablos laterales, estaba incompleto, ya que teóricamente muestra la aparición de la Virgen a San Simón, pero el santo está en restauración. Todo un detalle que la señora se preocupara de informarme, aunque sinceramente si no me lo dice, no me hubiera dado cuenta…

Buscando el Puente del Gran Capitán, vemos una preciosa vista de esta Iglesia.

Loja - Iglesia de San Gabriel (4)

Para poder ver bien el Puente del Gran Capitán tuvimos que alejarnos un poco. Este puente es del siglo XVI, aunque tuvo que ser restaurado en el siglo XIX.

Loja - Puente del Gran capitán

Ya que habíamos terminado de visitar los monumentos con horarios reducidos, subimos al Barrio de la Alcazaba.

Loja - Alcazaba (1)Loja - Alcazaba (2)

Dentro del recinto, se encuentra el Museo Histórico de la Alcazaba, donde encontramos los restos arqueológicos encontrados en Loja desde la época prehistórica, esqueletos incluidos.

Loja - Museo Histórico Alcazaba (4)

Otra de las atracciones de este lugar, de entrada gratuita, es el poder vestirse con ropas de la época medieval, o escribir con tinta y una pluma hecha de caña.

Loja - Museo Histórico Alcazaba (5)

Nuestro último destino antes de marcharnos a comer, fue la fuente de los 25 caños. Como en todas las fuentes en las que si bebes algo sucede, en ésta, si bebes de los 25 caños, encuentras el amor en ese año.

Loja - Fuente de los 25 caños

Como dejamos el coche a las afueras, aprovechamos en el mirador de Isabel I de Castilla para sacar una bonita panorámica del pueblo y desde la que cuentan que pronunció la frase: “Loja, flor entre espinas”, simbolizando Loja la flor cristianizada entre las espinas que eran las ciudades aún influenciadas por la religión musulmana.

Loja - Panorámica

El sitio elegido para comer fue el restaurante el Sol, fervientemente aconsejado por la chica de la oficina de turismo. Comimos de menú y estuvo bastante bien. Aquí podéis leer mi opinión.

Loja - Restaurante El Sol

Algo que no podéis olvidar si visitáis Loja, es comprar sus famosos roscos. Nosotros los compramos en la Confitería Santa Teresa (Plaza de la Constitución, Nº 1) y están increíbles: tierno bizcocho con crema por encima y merengue duro.

ROSCOS DE LOJA CAJAROSCOS DE LOJA

La visita a Loja estuvo bastante bien, el único inconveniente es que para visitar las Iglesias hay que estar pendiente de los horarios de misa, pero llevando el viaje preparado, no hay problema.

Está cerca de Málaga y  es un plan ideal para pasar un domingo por la mañana.

Para descargar el plano, pinchar aquí. Recomiendo mirar en su página de turismo el documento de “Horarios de Monumentos”, porque van variando.

Si queréis ver más fotos del pueblo, pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s