ALCALÁ LA REAL

Esta semana nos disponemos a visitar la entrada a la ruta de los Castillos de Jaén: Alcalá la Real.

Es un pueblo grande y su castillo es el mayor de todos los de la ruta, por lo que decidimos visitar este pueblo por separado. Se encuentra a una hora y cuarenta y cinco minutos de Málaga, por lo que era viable ir y volver en el día.

Nosotros organizamos la visita del siguiente modo: visitamos el centro histórico, almorzamos, subimos al castillo y por último fuimos a visitar la Ermita de San Marcos y la Caseta del Nacimiento del Agua.

Aparcamos aquí: 37.464664, -3.924973. A pesar de ser zona azul sólo en días laborables, hoy había gorrillas que cobran 0.60 €/hora por aparcar. No me hace gracia pagar, pero sí que es cierto que te desentiendes del coche por el resto del día.

CENTRO HISTÓRICO.

Como aparcamos en calle Real, comenzamos la visita por la Iglesia de la Consolación. 

Alcalá la Real (1)

La fachada es simétrica, según los patrones del renacimiento final. Está dividida en dos pisos: el inferior tiene un arco de medio punto y flanqueado por dos pares de columnas. El superior es una composición triangular enmarcada por dos pares de pináculos, en cuyos pedestales figura la fecha de terminación de la fachada, y un templete con la imagen titular del templo.

Alcalá la Real (5)

Es conocida también con el nombre de Santa María la Mayor, ya que acogió la nueva sede de la iglesia abacial de la Fortaleza de la Mota, convirtiéndose en el principal templo de la ciudad, después de la desacralización y destrucción de la anterior.

Alcalá la Real (15)

Los frailes terceros de la orden franciscana se aposentaron en ella a principios del siglo XVI, pero el proceso constructivo de la iglesia es largo y lleno de modificaciones, prolongándose hasta finales del siglo XVIII. La planta es de cruz latina inscrita en un rectángulo. Está dividida en cinco tramos por arcos fajones que descansan en contrafuertes exteriores. Tiene una gran bóveda de ladrillo, enlucida con mortero, simulando sillería de piedra.

Alcalá la Real (9)

En las capillas laterales se muestra el más importante exponente de los retablos barrocos conservados en Alcalá la Real, donde se encuentran algunas de las imágenes procesionales de la pasión alcalaína (Nuestro Padre Jesús Nazareno, Señor de la Humildad, Nestra Señora de los Dolores). La imagen que preside la iglesia es la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de las Mercedes.

iglesia de la consolacion - alcalá la real

Bajamos por la Carretera de las Mercedes y nos encontramos con la Iglesia de la Encarnación.

Convento de estilo renacentista fundado primeramente en la Mota en 1588, ocupa el lugar actual desde 1602. En su momento se convirtió en uno de los ejes de expansión urbanística de la ciudad en el llano, estableciéndose en torno a éste diversas edificaciones civiles y religiosas.

Alcalá la Real (54)

La fachada es de sillería regular muy austera, destacando dos elementos ornamentales: la cruz florenzada con estrellas que representan el rosario, y los dos perros que reproducen la etimología sosteniendo en sus bocas dos antorchas, símbolo del fuego oratorio de la Orden de los Predicadores.

Alcalá la Real (57)

Continuando por esta calle llegamos al Palacio Albacial.

El actual palacio es una reedificación llevada a cabo en 1791 por el abad Don Esteban Lorenzo de Mendoza y Gatica, encontrándose anteriormente dentro del recinto amurallado de la Mota, hoy desaparecido. Desde su construcción y hasta mediados del siglo XIX, con la llegada de las desamortizaciones, mantuvo su uso religioso. Actualmente y tras cuatro años de rehabilitación, el Palacio Abacial es la sede del Museo y Centro de Interpretación de Alcalá la Real y del Conservatorio Elemental de Música “Pep Ventura”. Por ello, seguramente, encontramos un paso de cebra reconvertido en negras y corcheas a la entrada.

Alcalá la Real (155)

Desde el punto de vista arquitectónico, este palacio se adscribe más a la tendencia barroca que a las normativas arquitectónicas neoclásicas. Por un lado se observan influencias del barroco francés en las buhardillas o mansardas y, por otro, la influencia italiana evidenciada en las líneas curvas del balcón y del prominente alero del tejado.

Alcalá la Real (156)

En el interior destaca el patio, con un claustro de tres cuerpos, dos de los cuales forman unas galerías abiertas por unas arcadas que apoyan en doce columnas toscanas superpuestas.

Alcalá la Real (108)

En su interior visitamos el Museo Arqueológico. Me gustó mucho y hubo varias piezas muy llamativas.

Por un lado, este sutil y manejable colgante prehistórico.

Alcalá la Real (121)

Por otro lado el perfecto estado de conservación de ambos restos óseos, uno de la época prehistórica y otra romana.

Alcalá la Real (124)Alcalá la Real (136)

Y la calidad de esta escultura de Hércules.

Alcalá la Real (141)

Continuamos bajando y a pocos metros encontramos el Pilar de los Álamos. Es una obra renacentista, fechada en 1552, tal y como se observa en la leyenda del frontis. Este muestra un gran relieve en el que dos tenantes sostienen y enmarcan el escudo de la ciudad, protegidos por dos grifos (animal mitológico mezcla de león y águila), que se relacionan con la guardia y defensa de la ciudad.

Alcalá la Real (157)

La leyenda de la orla del escudo de Alcalá recoge la denominación de “Llave, guarda y defendimiento de los Reinos de Castilla”, título concedido por los Reyes Católicos a la ciudad por el papel desempeñado en los años anteriores a la toma de Granada.

Dicha llave aparece en la solería de Carretera de las Mercedes.

Alcalá la Real (181)

Ya en la oficina de turismo nos avisaron que encontraríamos la Iglesia de San Antón cerrada; sin embargo la encontramos abierta, pero con una boda… la boda más larga del mundo. Llevaba un rato cuando llegamos a las 12:45, más tarde la vimos de lejos y aún continuaban dentro a las 14:15.

Alcalá la Real (179)

Se levanta frente al Paseo de los Álamos. Construida en el siglo XVI sobre una pequeña ermita. La planta presenta una forma elipsoidal de la que sobresalen cuatro espacios rectangulares que corresponden a los pies, cabecera y capillas laterales.

Alcalá la Real (180)

Dentro del Parque de los Álamos, en su extremo sur, se localiza el antiguo Convento de los Capuchinos. Este antiguo convento fue construido a mediados del siglo XVII. A partir de 1835, con la llegada de las desamortizaciones, quedó convertido en vivienda particular y fábrica de aceite. La fachada renacentista original fue modificada con la construcción de una artística escalinata doble y unos amplios ventanales. Actualmente alberga el Archivo y la Biblioteca Municipal.

Alcalá la Real (175)

Subiendo de nuevo por el parque encontramos una publicidad un tanto “agresiva” para concienciar a la gente de que es obligatorio recoger los excrementos de sus mascotas (ojo al tapón de corcho bajo el rabo del animal).

Alcalá la Real (161)

Si no vais muy bien de tiempo, lo mejor es que vayáis a visitar (antes de las 12:30) la Iglesia de las Angustias.

Alcalá la Real (89)

Construcción que mezcla caracteres neoclásicos y barrocos, comenzada en 1746 y terminada a principios del siglo XIX.

Alcalá la Real (72)

En su realización se pueden diferenciar dos etapas: la primera hasta 1780, cuando terminan las obras de la capilla mayor.

Alcalá la Real (86)

Y una segunda, en la que se construyeron la nave y la sacristía.

Alcalá la Real (81)

La simetría del edificio es perfecta. Presenta una bóveda muy original y de gran complejidad constructiva, donde dos arcos fajones dividen tres pequeñas bóvedas de sillería concéntrica, con linterna en la central. La iglesia tiene como imagen titular a Ntra. Sra. De las Angustias y guarda piezas artísticas importantes, como la pila bautismal donde fue bautizado el insigne imaginero barroco, Juan Martínez Montañés, un importante y completo archivo y los restos del retablo de la antigua iglesia de Sto. Domingo de Silos, patrón de Alcalá la Real.

iglesia de las Angustias - Alcalá la Real

A pocos metros se encuentra la Plaza del Arcipreste de Hita. En ella se sitúa el edificio del Ayuntamiento, cuya construcción se realizó a la par que la ordenación y la planificación de la plaza y las Casas de Enfrente, configurando un espacio amplio y luminoso.

Alcalá la Real (91)

Hacia 1733, las Casas Consistoriales, antes emplazadas en la Mota, se encontraban habitando dependencias alquiladas. En poco más de año y medio se construyó el edificio que se componía de tres cuerpos, de perfecta simetría. En 1791, se construye la torre del Reloj en el lateral derecho y, en la parte izquierda, una torre mocha sin vanos. Pero en 1952 la ejecución de remodelaciones en el edificio anularon la torre mocha y se realizaron dos vanos con dos nuevos mascarones, que se sumaban a los nueve ya existentes. Todavía perdura el dicho en el pueblo de que “eres más feo que el que hace cinco en las Casas de Cabildo”. Entre las obras artísticas del edificio destacar el reloj, terminado en 1803 por Fernando de Tapia, con maquinaria de gran precisión, ejemplo de los avances científicos y del afán de racionalidad característicos del S. XVIII.

Alcalá la Real (97)

Y en el otro extremo las Casas de Enfrente.

En sus orígenes, las Casas de Enfrente fueron concebidas como una lonja, es decir, como un edificio de servicios comerciales.

En esta plaza también se localiza el monumento a Juan Martínez Montañés, ilustre imaginero barroco, conocido como “el Dios de la madera”, y que nació en una casa de la calle Bordadores, hoy calle General Lastres, que va a desembocar a dicha plaza.

Alcalá la Real (90)

Una vez visitado todo esto, vamos a la siguiente zona.

BARRIO DE LAS CRUCES Y SAN MARCOS.

Este camino es muy bonito porque encontraremos cruces por todos lados, y las vistas del castillo según ascendemos son espectaculares, pero he de avisar que es cansado, y sobre todo con calor.

barrio de las cruces - Alcalá la Real

Ermita del Ecce-Hommo.

Antes de iniciar el ascenso hacia la parte alta a través de la calle Rosa, el visitante se tropieza con una pequeña ermita, realizada en el siglo XVI, y que alberga en su interior la imagen de un Ecce – Homo.

Alcalá la Real (182)

Este enclave se configura como uno de los mejores ejemplos de religiosidad popular, raigambre y tradiciones tan presentes en el día a día de los pueblos y ciudades de Andalucía, donde se simboliza la unión de lo religioso y lo profano de modo costumbrista y singular.

Alcalá la Real (188)

Ermita de Fátima.

Aprovecha una cueva natural en la roca para dar cobijo a la imagen de la Virgen de Fátima.

Alcalá la Real (207)

Esta cima ofrece los mejores encuadres de la antigua ciudad amurallada de la Mota y de la Ciudad que se extiende a sus pies.

PANO_20150620_134553

Ahora nos dirigimos a la otra ermita. Es un paseo mas cómodo porque apenas tenemos que ganar ya en altura, y las vistas del castillo y las golondrinas que encontramos, nos hacen el paseo más llevadero.

Alcalá la Real (213)

Alcalá la Real (241)

Ermita de la Verónica.

Ya existió desde el siglo XVII acompañando a una de las estaciones del citado Calvario franciscano. Desaparecida durante la Guerra Civil, a finales de los años 80 la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús decidió reconstruirla en la cima del cerro de las Cruces y poblar la zona de arboleda.

Alcalá la Real (232)

Los dos últimos puntos de esta ruta del Barrio de las Cruces los visitamos después de la fortaleza. No es un camino especialmente bonito, así que se puede hacer en coche sin problema metiendo las coordenadas GPS.

Caseta Nacimiento (37.469187, -3.920175).

Lo que para muchos fue durante bastante tiempo un elemento funerario de época romana, lo cierto es que en su interior recoge el venero o surgimiento de agua, recogida de las filtraciones que se producen en el llano en el que se ubica. Construido en el S. XVIII, mantiene una forma de cubo, con una techumbre terminada en forma de pirámide escalonada.

Alcalá la Real (475)

Ermita de San Marcos (37.470370, -3.921633).

Una de las vistas más privilegiadas de toda la ciudad se puede obtener desde este enclave, situado al noreste de la ciudad. El visitante, tras la ascensión hasta la ermita, puede contemplar no sólo el casco urbano sino la riqueza paisajística y medioambiental que lo rodea.

Alcalá la Real (485)

Junto al mirador se encuentra la Ermita de San Marcos, que le da nombre al cerro. Construida en el siglo XVI, es de pequeñas dimensiones, sobria, con una fachada rectilínea, de estilo renacentista. En su interior alberga la imagen de Nuestra Señora de la Cabeza, una de las advocaciones marianas que tienen mayor arraigo entre los alcalaínos.

Alcalá la Real (483)

FORTALEZA DE LA MOTA. 

Con la ocupación islámica y el inicio del proceso de encastillamiento del cerro, se produce el desarrollo continuado del conjunto amurallado y de su tejido urbano. Los musulmanes levantaron una ciudad cuyo trazado siguió las pautas propias de la época califal y almohade. En ella destacarían edificios como la alcazaba militar o la mezquita aljama, cuyos restos aún no han podido ser identificados.

Sin embargo, y a pesar de la evidente huella andalusí, la Fortaleza de hoy es producto principalmente de las reformas arquitectónicas que realizaron los castellanos, a partir de la conquista, en 1341.

El avance castellano sobre territorios musulmanes convertiría durante muchos en región de frontera este basto territorio que se caracterizó, básicamente, por la actividad guerrera entre castellanos y granadinos, en tiempos de enfrentamientos y relaciones comerciales en épocas de paz.

El nuevo orden territorial influyó de manera decisiva en el urbanismo y arquitectura de las plazas fronterizas, como la de Alcalá la Real, que situada en segunda línea de fortificaciones, actuó como castillo urbanizado durante los siglos XIV y XV.

Alfonso XI, interesado en que este estratégico lugar defendiera exclusivamente la Corona, fundó una abadía de patronato real con jurisdicción propia e independiente de cualquier diócesis. Esta capitalidad eclesiástica y el hecho de convertirse en la puerta de castilla hacia Granada, dio a Alcalá la Real una especial fisonomía e influencia. A partir de este momento, se convierte en un enclave comercial y económico de primer orden, alcanzado los momentos de máximo desarrollo urbanístico en los S. XVI y XVII.

En el siglo XIX, varios hitos condicionaron el devenir histórico de la mota. La ocupación francesa de la ciudadela, que implicó el desmantelamiento de la iglesia Abacial y su uso como almacén y dependencias militares de la ciudad. La desaparición de la abadía, a raíz del Concordato con la Santa Sede de 1851, y la instalación del cementerio municipal, agravaron su deterioro. A mediados del siglo XX, el desmantelamiento del citado cementerio y la utilización del espacio como escombrera y almacén significaron el punto de inflexión del abandono del recinto.

Comenzamos la visita subiendo por las tres puertas que controlaban el acceso a la ciudad.

Primero la Puerta de las Lanzas.

Alcalá la Real (273)

Segundo, la Puerta de la Imagen, cuyo nombre se debe a la imagen de la Virgen María que encontramos en su parte alta.

Alcalá la Real (287)Alcalá la Real (291)

Y por último la Puerta Peso de la Harina donde se controlaba la mercancía de los mercaderes.

Alcalá la Real (303)

Antes de entrar por esta última puerta podemos ver en la parte de abajo los restos de la Iglesia de Santo Domingo de Silos. 

Alcalá la Real (298)

Fue la primera iglesia construida, tras la conquista de la ciudad en 1341. De estilo gótico mudéjar, consta de dos grandes naves rectangulares, con una profunda cabecera, cubierta por una bóveda de crucería en el altar mayor. Tiene una amplia sacristía y una torre de planta cuadrada en cuyo testero occidental se sitúa el escudo del abad D. Maximiliano de Austria. En su interior existía un retablo del S. XVI, obra de Juan de Ramírez y la familia Sardo Raxis, en la actualidad en la Iglesia de las Angustias.

A la derecha nos espera el edificio de la botica. 

Alcalá la Real (310)

Una vez aquí subimos a la muralla para disfrutar desde lo alto de la trama urbana de la antigua ciudad amurallada de Alcalá.

Está condicionada tanto por el devenir histórico, como por la propia morfología del cerro. La falta de espacio interior, debido a la existencia de los diferentes lienzos de muralla, lo escarpado del cerro y el abandono progresivo del mismo determinan el trazado de calles, plazas y viviendas.

Alcalá la Real (348)

La escasez de espacio provocó la reutilización continua del mismo, generando calles pequeñas, con viviendas de varias plantas, que se fueron adaptando a la cada vez mayor presión demográfica. Poco a poco, la población fue extendiéndose hacia el llano, pasando a ocupar primero los arrabales de la ciudad y abandonando después la parte alta, cada vez más inhóspita y aislada.

Alcalá la Real (372)

Continuando este paseo llegamos al Alcázar.

Entramos por sus estrechos pasillos hasta el patio de armas. Es una construcción original de época islámica, de la que quedan elementos arquitectónicos dignos de mencionar, como los dobles arcos de herradura apuntada y entrada en recodo.

Alcalá la Real (362)Alcalá la Real (363)

Cabe destacar sobre todo la Torre del Homenaje.

Alcalá la Real (398)

Y el patio de armas.

Alcalá la Real (370)

Las vistas de todo el recinto desde la Torre del Homenaje son inmejorables.

Alcalá la Real (391)

Alcalá la Real (392)

Continuamos bajando y nos acercamos a visitar una de las bodegas donde, además de recipientes, podremos ver carteles informativos sobre el estilo de vida de aquella época.

Alcalá la Real (408)

Continuamos la visita para contemplar de cerca la enorme catapulta que vimos desde la Torre del Homenaje.

Alcalá la Real (402)

Justo apuntando a un precioso campo de lilas plantado. Si tenéis miedo a las abejas no os paréis mucho aquí ya que son cientos las que podréis ver y oír zumbar.

Alcalá la Real (419)

Si no os dan miedo, también podréis disfrutar de mariposas.

Alcalá la Real (427)Alcalá la Real (437)

Continuamos nuestra visita dejando atrás una bonita estampa de la Torre del Homenaje.

Alcalá la Real (444)

Entramos ahora en la Iglesia Mayor Abacial.

Alcalá la Real (448)

Fue el templo principal de la abadía de Alcalá la Real, que tuvo el privilegio de Patronato Real.

Alcalá la Real (332)

En un principio, este espacio fue ocupado, posiblemente, por una antigua mezquita aljama, que posteriormente, pasó a ser templo gótico. Finalmente, y debido a sus reducidas dimensiones, fue derribado para construir una nueva iglesia de mayor tamaño.

Alcalá la Real (319)

En su interior podréis ver una proyección muy interesante sobre la historia del castillo.

Alcalá la Real (318)

Entramos en las segundas bodegas.

Alcalá la Real (463)

Y entramos en la Torre de la Cárcel.

La torre, de tradición califal, fue reconstruida tras la conquista de la ciudad en 1341 por el rey Alfonso XI. Con su posición adelantada, a modo de torre albarrana, se convierte en el elemento más significativo de la arquitectura defensiva de la Fortaleza de la Mota. Bajamos sus escaleras de caracol.

Alcalá la Real (458)

No esperamos encontraros con una cúpula tan bonita.

Alcalá la Real (451)

Con esta torre terminamos la visita a la Fortaleza de la Mota. Nuestra visita tuvo una duración de dos horas, aunque posiblemente podréis dedicar más tiempo. Es el castillo de mayor extensión de Jaén.

Como siempre os dejo con las simpáticas mascotas del pueblo.

mascotas alcalá la real

Pinchando aquí podéis descargar un archivo comprimido con el plano de Alcalá la Real, el plano de la Fortaleza y los horarios de las misas de las iglesias del pueblo.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Visita realizada el 20/06/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s