MUSEO THYSSEN MALAGA

Continuamos con nuestra ruta de museos; en este caso, visitamos el Museo Thyssen Málaga. Si os gustó el Museo Ruso, éste también os encantará.

Se encuentra dentro de un antiguo edificio restaurado: el Palacio de Villalón, anteriormente denominado Palacio Mosquera, que data de mediados del siglo XVI, y tiene edificios anexionados para dar cabida a toda la colección.

Museo Thyssen (2)

En su reconstrucción se recuperó su estructura en dos plantas alrededor de un patio principal con galerías formadas por arcadas y columnas que llena de encanto todo el edificio.

Museo Thyssen (8)

Entramos en la primera sala, llamada: Paisaje Romántico y Costumbrismo.

En esta parte de la exposición observamos cómo Andalucía se convirtió en la quintaesencia de la imagen romántica de España. De ahí que encontremos escenas completamente estereotipadas de Andalucía como éstas, donde se representan mujeres de la época acompañadas de toreros o bailando.

Museo Thyssen

Especialmente llamativa es esta bolera de Antonio Cabral Bejarano, el cual decidió dar un tono rosado a la nariz de la bailarina que le da una ligera apariencia etílica.

Museo Thyssen (28)

Hay otros dos cuadros que me gustaron mucho. Os aconsejo que dediquéis tiempo a admirar los cuadros; si lo hacéis, podréis ver detalles como éstos.

En el cuadro “La Reyerta” de Manuel Cabral Aguado Bejarano:

Museo Thyssen (35)

Observamos cómo hasta el gato acaba contagiado por la ira de la escena.

Museo Thyssen (36)

O podremos ver cómo Juan José Gárate Clavero en su obra “Banquete interrumpido”:

Museo Thyssen (37)

Escenifica cada una de las reacciones ante el toro que irrumpe en la fiesta.

05.071

No pude evitar reírme con esta escena tan bien plasmada por Eduardo Zamacois y Zabala en su obra “Regreso al Convento”, donde observamos cómo el burro se resiste a avanzar, frente a la desesperación del monje y la risa de sus compañeros. Fijaos que parece que el pato defiende al burro y el perro va en su ayuda.

Museo Thyssen (46)

Son varios los cuadros de paisajes que encontramos, aunque sin duda he de comentar esta preciosa vista de Málaga con la Catedral a la izquierda y Gibralfaro al fondo:

Museo Thyssen (19)

Y el recuerdo de que la Cueva del Gato en su día fue refugio de bandoleros.

Museo Thyssen (21)

Finalizada esta sala, salimos a un pasillo curiosamente decorado para llegar a la siguiente parte de la exposición:

Museo Thyssen (54)

Preciosismo y Pintura Naturalista.

La pintura preciosista se caracteriza por la alta calidad técnica con la que se representan todos los elementos de la composición, incluyendo los más accesorios.

Uno de los primeros cuadros que encontramos al entrar es “Los niños del coro”, de José Gallegos y Arnosa. Sinceramente, esas sombras en los ojos de los monaguillos me parece muy tétrica.

Museo Thyssen (60)

Igualmente tétrica e inquietante me parece la postura y la mirada perdida de la modelo Aline Masson en el cuadro “La Lectura”, de Raimundo de Madrazo y Garreta. Dicho autor estaba completamente obsesionado con esta modelo, a la que pintó hasta la saciedad. En este cuadro, personalmente, parece que ha pasado a mejor vida… aunque en la época, la postura y la piel perfecta de la modelo daban mucho valor a esta obra.

Museo Thyssen (66)

Dentro de los paisajes, hubo dos que me gustaron especialmente.

Uno es el “Invierno en Andalucía”, de Emilio Sánchez-Perrier, que a pesar de su sobriedad, encandila por el lujo de sus detalles.

Museo Thyssen (78)

Y por otro lado este precioso “Atardecer sobre la costa de Málaga”, de Guillermo Gómez Gil. Supongo que me tira la tierra.

Museo Thyssen (80)

Para continuar la visita salimos al precioso patio central, que nos llevará a la sala: Maestros Antiguos.

Museo Thyssen (85)

Mirad al techo cuando entréis en esta sala, os recibirá un precioso artesonado de madera.

Museo Thyssen (86)

A la derecha encontramos una sala con orientación claramente religiosa, donde destaca este precioso cuadro anónimo de la “Inmaculada Concepción”.

Museo Thyssen (93)

Y el también anónimo “Cristo Muerto”, que nos recibe sobre una pared lisa a la entrada de la sala.

Museo Thyssen (90)

Al otro lado de la sala damos un salto al pasado, en esta tierra costera en la que vivimos, para sorprendernos de cómo han cambiado la ropa y los trajes de baño.

Museo Thyssen (97)

De vuelta al patio central, es obligada la visita al cuadro de la Baronesa Thyssen.

Museo Thyssen (100)

Sólo queda, para terminar, la exposición temporal, en la que no permiten realizar fotografías.

Encontraréis toda la información de tarifas en su página web: www.carmenthyssenmalaga.org y yo os comento que además, los domingos a partir de las 17:00 horas es gratuito.

Os recomiendo también que visitéis el apartado “Recorridos”; allí podéis ver fotografías con más calidad que las que yo hice, y podréis leer la historia que hay detrás de cada cuadro:

www.carmenthyssenmalaga.org/recorridos

Sin duda, el Museo Thyssen de Málaga es una preciosidad que cualquier malagueño debería ver.

Para ver más fotografías, pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s