DÍA 3: BANGKOK – GRAN PALACIO REAL, WAT PHO (BUDA RECLINADO), MERCADO DE LAS FLORES, CHINATOWN, WAT TRAIMIT (BUDA DE ORO), TORRE BAIYOKE

22 de Marzo de 2016

Tras el primer acercamiento a Tailandia el día anterior, hoy nos disponemos a visitar los templos más importantes de Bangkok.

De nuevo le damos caña a las piernas desde bien temprano. Pedimos un desayuno americano en el hotel con huevos y bacon, para tener fuerzas para afrontar el día que nos espera.

Aproximadamente en 35 minutos llegamos a la puerta del Gran Palacio Real. Justo delante él hay un parque donde disfrutamos de los picos de las pagodas.

Gran Palacio (1)

Además, durante el paseo, encontramos ardillas y numerosas aves.

IMG_0260

IMG_0265

IMG_0250

Queríamos ir temprano porque sabíamos que el Gran Palacio Real se llena a morir de gente y el calor es abrumador.

Cuando llegamos a las 8:30 ya había bastante gente, pero aún era algo asumible. Al entrar al recinto te revisan las mochilas y les ponen una cinta.

Gran Palacio (3)

Te recuerdan las normas de vestimenta. Aquí son muy estrictos con ellas: nada de camisetas de tirantes, pantalones o faldas cortos, escotes, ropa rasgada, leggins… en caso de no cumplirlas tendrás que alquilar ropa.

Gran Palacio (2)

Tras hacer una breve cola, compramos las entradas. Son las más caras, con diferencia, de todos los templos de Bangkok: 500 Bath (12.50 €) por persona.

El Gran Palacio Real está compuesto por varios templos, pagodas y edificios varios. Yo dividiría la visita en dos: por un lado la parte más religiosa, llena de templos, y por otra los edificios donde hay diversas exposiciones.

La parte religiosa es realmente impactante, tu mirada no sabe dónde posarse con tantos edificios coloridos.

Gran Palacio (23) Gran Palacio (8) Gran Palacio (18)

El más importante de todos es el templo en el que se encuentra el Buda Esmeralda.

Gran Palacio Panoramica

Está prohibido hacer fotos dentro del edificio; sin embargo, desde lejos y con un buen zoom, se puede fotografiar al famoso Buda.

Gran Palacio (24)

A pesar de haber una marabunta de gente, hay unos pequeños pasillos en los laterales donde sorprendentemente reina la paz. Es como si, de repente, saltáramos a un sitio distinto.

Gran Palacio (17)

Os recomiendo que paseéis por estos pasillos disfrutando de las cientos de historias dibujadas en sus paredes; en la imagen superior derecha vemos lo que podría ser el origen de la nueva película del Planeta de los Simios.

031-001

A mí me gustaron especialmente los monstruos. Sería muy interesante conocer cada una de las leyendas que hay tras ellos.

03

La visita continúa y los edificios son más pequeños pero igualmente bellos. Comprobamos que hay personal dedicado a retocar los pequeños desperfectos, como la pintura descascarillada; por eso se conservan tan espectaculares.

Gran Palacio (30) Gran Palacio (26)

No se pueden hacer fotos dentro de ninguno de estos edificios y se lo toman muy en serio: vimos a varios vigilantes de seguridad tomar las cámaras de los turistas y borrarles personalmente las fotos que habían hecho en las zonas prohibidas, así que eran bastante contundentes…

El calor comenzaba a ser inaguantable y habíamos bebido ya demasiada agua, así que repusimos azúcares con un zumo de lichi; estaba bueno, pero quizás era excesivamente dulce.

zumo de lichi

Es fácil, si vas con prisas, saltarse uno de los museos que más me han gustado y que se encuentra al lado de la puerta de salida: el museo de telas de la Reina Sirikit.

Sólo se permite hacer fotos en las escaleras de la entrada, aunque el verdadero tesoro está en su interior: una impresionante colección de vestidos de seda y pedrería que ha utilizado la Reina a lo largo de los años. Acabé enamorada de la mayoría de vestidos. Es una pena que nos se permitiera hacer fotos dentro.

Gran Palacio (36)

Además, hay una sala dedicada a la seda en la que te visten con las ropas típicas de las mujeres tailandesas.

Gran Palacio (35)

Finalizada la visita del Gran Palacio Real, que nos llevó unas tres horas, pusimos rumbo al siguiente reclamo turístico: Wat Pho o Buda Reclinado.

Se encontraba a sólo 10 minutos del Gran Palacio Real. Antes de entrar aprovechamos para comprar una bolsita con mangos por 20 Bath (0.50 €); es increíble lo buenísima que está la fruta aquí.

Gran Palacio (38)

La entrada a Wat Pho o Buda Reclinado cuesta 100 Bath (2.50 €) por persona e incluye una pequeña botella de agua. El precio de la entrada a este templo ha subido mucho en poco tiempo ya que cuando lo miré costaba 50 Bath (1.25 €) por persona.

Aunque no está tan saturado como el Gran Palacio Real, este Buda es también muy visitado. Cuando ves su cara desde abajo, te haces una idea de lo enorme que es.

IMG_0405

Es normal que se vea grande, con sus 46 metros de largo y 15 metros de altura.

IMG_0413

Una de las cosas más atractivas de este Buda son sus pies con incrustaciones de nácar; por desgracia, estaban tapados con andamios.

Durante todo el tiempo que estábamos viendo la parte delantera del Buda, escuchábamos un tintineo constante. Al rodearlo descubrimos de qué se trataba: se pagan 10 Bath (0.25 €) y a cambio te dan un pequeño recipiente con monedas para que las eches en las pequeñas ollas del pasillo a modo de ofrenda a Buda.

Aunque el Buda es increíble, no olvidéis disfrutar también de las pinturas de las paredes.

Wat Pho - Buda Reclinado (3)

Al igual que el templo donde se encuentra el gran Buda estaba llenísimo, la parte externa donde hay decenas de pequeñas estupas estaba casi vacía. Es una de las ventajas de viajar por tu cuenta, porque las agencias te dejan muy poco tiempo para ver los sitios y no disfrutas de rincones con tanto encanto como éstos.

Wat Pho - Buda Reclinado (1) Wat Pho - Buda Reclinado (6) Wat Pho - Buda Reclinado (20)

Era ya la hora de comer, así que buscamos donde poder tomar algo al lado de Wat Pho. Encontramos un pequeño local regentado por una señora mayor, donde escogimos de entre las bandejas que tenía expuestas: arroz con pollo y una salchicha; nos costó el almuerzo (con un par de bebidas) 150 Bath (3.75 €). Ojo: todo lo que sea de color rojizo o tenga partículas rojas (trozos y semillas de guindilla) suele picar mucho, así que tened cuidado. De todos modos, si les dices “not spicy” (no picante), te informan de qué platos no son picantes.

Almuerzo

No fue de nuestras mejores comidas, pero nos sacó del apuro.

Nos separaban ahora unos 35 minutos del siguiente destino, Wat Traimit o el Buda de Oro, bajo un sol de justicia. Por suerte, de camino a nuestro destino encontramos dos mercados de lo más auténticos.

El mercado de la fruta.

Mercado (6) Mercado (5)

Y el maravilloso mercado de las flores.

Mercado de las flores

Soy una enamorada de las flores, así que me quedé maravillada con este lugar.

Mercado de las flores - tipos

Y fue toda una experiencia ver en directo cómo montaban las ofrendas florales, haciendo bonitos colgantes  y collares.

Mercado de las flores - Creaciones

De camino al Buda de Oro nos encontramos otro edificio con una estupa que nos llamó mucho la atención y que no aparecía en los planos turísticos: el templo y la estupa de Rajaburana.

Grand Estupa Rajaburana (4) Grand Estupa Rajaburana (2)

Por dentro tenía andamios tras el Buda, pero se respiraba una tranquilidad que no desprendía ninguno de los otros templos híper-turísticos.

Continuamos la marcha adentrándonos en pleno Chinatown, un barrio nada glamuroso ni limpio, aunque pudimos ver el primer templo de estilo chino.

Chinatown (7)

Continuamos andando y encontramos numerosos templos salpicados a lo largo de nuestro camino, hasta llegar a la enorme puerta de entrada a Chinatown.

Chinatown (1)

Pocos metros después de esta puerta está el templo que andábamos buscando: Wat Traimit o templo del Buda de Oro.

Wat Traimit o Buda de Oro (1)

Había varios tipos de entrada que podías comprar, según si visitabas la exposición, el Buda o ambos. La entrada completa eran 140 Bath (3.50 €) por persona, pero nosotros pagamos para ver sólo al Buda, que costaba 40 Bath (1 €) por persona.

Wat Traimit o Buda de Oro (2)

Este Buda, después de todos los que hemos visto, no era el más bonito, ni el que tiene más detalles, ni el más espectacular. ¿Qué le hace entonces diferente? Pues que es de oro macizo.

El Buda de Oro fue construido en Ayutthaya; en el siglo XVII, la estatua fue recubierta con estuco para protegerla de los birmanos que asediaban la ciudad, y quedó en el olvido. Durante el reinado de Rama III, el Buda fue trasladado a un templo menor de Bangkok, pero por desgracia, ese templo fue derribado al poco tiempo y la estatua quedó a la intemperie durante más de veinte años.

No sería hasta el año 1955 cuando se tomase  la decisión de llevarla a otro templo del mismo barrio. En el traslado, debido a un fallo de la grúa que la portaba, el estuco se rompió dejando ver lo que había en su interior: una estatua de 5.5 toneladas de oro macizo.

Había visto muchas imágenes de este Buda y, acostumbrada a ver la riquísima decoración alrededor de otros budas, esos topos en la pared me parecían sosos… hasta que estuve allí, y vi que esos aparentemente simples topos eran en realidad dibujos florales pintados a mano, toda una maravilla.

Wat Traimit o Buda de Oro (5)

Ahora sólo nos quedaba volver al hotel. A diferencia del templo de Ratchanatdaram, que me sorprendió encontrarlo en obras, el Wat Arun o Templo del Amanecer ya sabía de antemano que estaba en obras, y todo el mundo me dijo que no merecía la pena ir a verlo así, porque estaba entero andamiado.

A pesar de todo, me parecía triste estar en Bangkok y no ver ese templo, que es un icono de la ciudad, así que buscamos un puerto en el río y tomamos un barco con bandera naranja para que nos llevara a la parada más cercana al hotel, para así poder ver ese templo por el camino y fotografiarlo al menos desde el río.

Miramos el plano turístico que teníamos y la que aparecía como más cercana era la parada “Rachawongse” (aunque cuando llegamos, vimos que teníamos otras paradas más cercanas al Buda dorado), y nos bajamos en la parada “Phra Arthit” que es la que nos dejaba más cerca de Khao San Road, próximo al hotel. Nos dimos un precioso paseo por 14 Bath (0.35 €) cada uno. Eso sí, la humareda que suelta el long tail (el barco) y el ruidazo, hacen que se pierda un poco el encanto.

Barco (3)

Desde el río, disfrutamos de las vistas del Wat Arun al atardecer.

Barco (10) Barco (9)

De las vistas del Gran Palacio Real.

Barco (12)

Que contrastaban con las pobres casas de los ciudadanos de a pie.

Barco (14)

Bajamos en la parada de “Phra Arthit” y, de vuelta al hotel (que estaba a 15 minutos), disfrutamos del fuerte de Phra Sumen.

Phra Sumen Fort (3)

Y paseamos por la tranquilidad un templo cercano a Khao San Road: el Wat Bowon y su enorme estupa.

Wat Bowon (8)

Llegamos al hotel, nos duchamos, y decidimos cenar en los puestos que se encontraban justo debajo: arroz con pollo y noodles (sopa de fideos), comida 100 % tailandesa. 😛

cena al lado del hotel

Tras la cena, subimos a por la cámara de fotos y tomamos nuestro primer taxi.

Ya habíamos leído que muchos taxistas no quieren poner el taxímetro o “méter” y te dicen cuánto te costará en función de a dónde vayas. Paramos dos taxis amarillo-verdes, que nos pidieron 150 Bath (3.75 €) por llevarnos a la Torre Baiyoke. Al insistirles en que pusieran el taxímetro, ambos metieron primera y se marcharon. Después probamos suerte con un taxi rosa y nos dijo que no había problema, que ponía el taxímetro: nos costó 67 Bath (1.67 €) el viaje. A partir de aquí descubrimos que los taxis rosas serían nuestros amigos, ya que ninguno nos puso pegas para poner el “méter”.

Por fin llegamos a la Torre Baiyoke. Hay dos, pero tenéis que ir a la más alta, la que tiene un panel luminoso circular en su techo: es la Torre Baiyoke II, donde está el Sky Hotel.

Torre Baiyoke (2)

Al llegar, es un hotel por dentro y el ascensor sólo sube hasta la planta 17. Allí, al final de un pasillo, hay unas chicas que te cobran por subir al mirador y se incluye una bebida; bebida y vistas que están más que bien cobradas: 400 Bath (10 €) por persona (bastante caro para ser Tailandia). Allí subimos a otro ascensor que nos deja en la planta 83 donde hay una sala amplia con cristaleras para hacerse fotos. Para llegar al mirador del tejado, el punto más alto del edificio (planta 84), hay que subir unas escaleras decoradas de un modo bastante original.

Torre Baiyoke (12)

En el mirador corre muchísimo viento, pero las vistas merecen la pena y comprobamos que, efectivamente, la Torre Baiyoke es el rascacielos más alto de Bangkok.

Torre Baiyoke (18) Torre Baiyoke (13) Torre Baiyoke (15) Torre Baiyoke (16)

Tras dar varias vueltas al mirador y hacer mil fotos, bajamos de nuevo a la planta 83 por las escaleras para tomar nuestra bebida: pedimos cada uno un cóctel y estaban bastante buenos, la verdad.

Torre Baiyoke (1)

La bajada fue bastante más lenta, ya que había muchas personas que querían bajar. Algo que nos dejó anonadados es que entramos una cantidad de personas sin problemas; pero unos pocos pisos después, el ascensor paró en una planta, y aunque se no subió ni se bajó nadie, ya no pudo continuar por exceso de peso. Así que tuvo que bajarse una persona, y entonces se cerraron las puertas y el ascensor continuó su viaje… extrañísimo.

Había taxis en la puerta del hotel, pero ni nos molestamos en acercarnos ya que sabíamos lo que nos dirían. Bajamos un poco a la avenida principal y allí tomamos otro taxi rosa (con taxímetro), que nos cobró 69 Bath (1.72 €) por volver al hotel.

Así acababa nuestro tercer día, bastante productivo.

Plano turístico de Bangkok, aquí.

Para ver más fotos de este día, pinchar aquí.

DÍA 4: BANGKOK – PALACIO DUSIT, AYUTTHAYA

ÍNDICE DEL VIAJE

Anuncios

Un comentario en “DÍA 3: BANGKOK – GRAN PALACIO REAL, WAT PHO (BUDA RECLINADO), MERCADO DE LAS FLORES, CHINATOWN, WAT TRAIMIT (BUDA DE ORO), TORRE BAIYOKE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s