DÍA 10: AO NANG (KRABI) – RAILAY

29 de Marzo de 2016

Son las 4:00 de la mañana y, con legañas en los ojos, nos levantamos para poner rumbo a Ao Nang, en Krabi. En nuestro viaje pasamos de la gran ciudad a la naturaleza, y ahora nos tocaba conocer un poco las playas de Tailandia.

A las 4:45 ya estaba esperándonos en la puerta el “taxi” que habíamos concertado el día anterior. Pongo taxi entre comillas porque en realidad era un coche de lujo.
Fueron 300 Bath (7.50 €) muy bien invertidos, ya que nos llevó muy cómodamente al aeropuerto que se encontraba a menos de 20 minutos. Hubo algo que nos dejó descuadrados, y es que nos dijo el chófer que los españoles éramos “very unfriendly” (muy poco amigables). Parece que la fama de alegres y amistosos que tenemos en Europa no se extrapola al territorio asiático. A saber qué le sucedería a ese hombre con los españoles…

Nos bajamos, y ya había cola ¡PARA ACCEDER AL AEROPUERTO! Al contrario que en todos los aeropuertos que conocíamos, el control de equipajes se hacía antes de entrar al propio edificio. Hacía pocos días que había sucedido el atentado en el aeropuerto de Bruselas, así que no nos pareció mal esta medida de seguridad.

cola entrada aeropuerto chiang mai

A pesar de lo tempranísimo que era, había mucha gente para facturar y nuestro avión iba completamente lleno, sobre todo de chicas jóvenes extranjeras durmiendo la mona de la borrachera de la noche anterior. Viajábamos con Air Asia; a pesar de tener muy buena fama, el avión era más antiguo que el de Thai Lion Air, no nos dieron ningún aperitivo durante el vuelo, y fue menos puntual.

Con lo temprano que era, nos pasamos casi todo el vuelo durmiendo. Cuando llegamos a Krabi nos sorprendimos de lo pequeño y “casero” que era el aeropuerto.

avion air asia

Tras coger las maletas, salimos en busca de transporte. La mejor opción es tomar un Shuttle Bus (autobús lanzadera). Varía el precio según el destino: nosotros íbamos a Ao Nang Playa, por lo que nos costó 150 Bath (3.75 €) por persona.

Shuttle bus

Compramos nuestros billetes especificando cuál era nuestro hotel. Nos subimos al autobús esperando a que se llenara, lo cual sucedió en menos de diez minutos.

Ojo, porque las maletas van unas encima de otras, y sueltas en la parte delantera del autobús, así que es mejor sentarse un poco más atrás; de lo contrario, os sucederá como a una pareja de mujeres, a las que se les echaban encima las maletas cada vez que el autobús tomaba una curva.

autobus aeropuerto a ao nang

Tardamos algo más de una hora en llegar porque el autobús paró a medio camino para repostar gasolina e hizo varias paradas antes de llegar a nuestro hotel: The Nine Hotel.

The Nine Hotel

Cuando llegamos, nos dejaron hacer el Check-In y nos dieron la habitación, a pesar de ser temprano (normalmente no dejan hacerlo hasta las 14:00).

El hotel era muy correcto, habitación amplia y limpia, las recepcionistas muy amables… PERO pedimos una habitación con vistas a la montaña (pardillos de nosotros) pensando que daría a las espaldas del edificio y sería más tranquila. Pues no: la habitación “con vistas a la montaña” daba a la avenida principal (donde a lo lejos estaba la montaña, cierto); por la noche lo sufriríamos, y mucho.

Paramos en el 7 Eleven para comprar agua y algo de desayunar. Era la primera vez que probábamos las galletas Oreo de fresa (estaban bastante buenas), junto a unas magdalenas de plátano súper tiernas y jugosas.

desayuno ao nang

Con el estómago lleno, bajamos toda la avenida Nopparat Thara Road y compramos unos billetes para ir en Long Tail (una especie de barca a motor) hasta la pequeña península vecina de Railay (“Reiley”, le decían en tailandés). El billete de ida y vuelta nos costó 200 Bath (5 €) por persona. El barco hacía dos paradas: una en Phra Nang Cave Beach y otra en Railay West Beach (donde íbamos nosotros).

caseta long tail a railay

El long tail se completó con nosotros, así que tomamos el primer barco de este estilo, en la playa de Ao Nang.

playa ao nang

Y vimos las primeras formaciones rocosas tan características de las playas de Tailandia.

formaciones en la playa de railay

El barco paró primero en la playa de Phra Nang Cave y después en la nuestra, Railay. El viaje fue corto y ameno, de apenas 15 minutos.

long tail

Al llegar vimos una inmensa playa de arena blanca. Aunque había gente, tampoco era muchísima y la mayoría procedente de los resorts que se encuentran en Railay.

Aunque la playa estaba bien, yo quería ir a la playa de Tonsai porque leí que estaba mucho mejor. Para ello nos fuimos hacia el extremo izquierdo de la playa según llegamos (tomando como referencia que estábamos de espaldas al mar). Al llegar al extremo de la playa, hay que subir por unas piedras (ayudándonos con una cuerda que había allí colocada). Cuando hay marea alta es un paso un poco delicado porque el agua, las olas y las rocas hacen un poco incómodo este tramo; pero cuando hay marea baja se puede pasar sin dificultad alguna. No obstante, nosotros pasamos por aquí en varias ocasiones, con marea alta y baja, y pudimos hacerlo sin excesivo problema.

camino a tonsai beach

Tras esa subida, el camino no es especialmente cómodo. El terreno es muy irregular, hay raíces en el suelo y desniveles pronunciados, lo cual con unas botas de montaña es sencillo de recorrer, pero con chanclas de playa se hace más complicado. Simplemente hay que tener un poco de cuidado, y nada más.

camino a tonsai beach 2 camino a tonsai beach 3

Sin duda el camino merece la pena, porque una amplia playa semidesierta nos espera.

tonsai beach

Tras darnos un baño comprobamos que el agua esta templada (en Málaga se le diría “caldito de puchero”).

Como soy culillo de mal asiento, decido seguir investigando la península. Quiero ir a ver la famosa Cueva de la Princesa (Phra Nang Cave) en Phra Nang Beach. Para ello tenemos que dar un rodeo inmenso: hay que ir de nuevo a Railay West Beach y preguntar mil veces para saber por dónde se cruza al otro lado (hasta Railay East Beach).

Railay - Mapa

Allí no hay realmente playa, sino que es un inmenso manglar donde los long tail llevan y traen gente constantemente.

railay east

Recorremos esa playa hacia la derecha (tomando como referencia que ahora estamos de frente al mar) vemos unas preciosas formaciones a nuestra izquierda, y en algunas de ellas, por breves tramos, se puede pasar por su interior.

formaciones rocosas railay

Por fin llegamos a la famosa playa de Phra Nang. Allí había más gente que en la guerra…

Phra Nang Beach

Nos acercamos a ver su famosa Cueva de la Princesa, con sus característicos falos de madera, de todos los colores y tamaños (sí, habéis leído bien: falos).

Phra Nang Cave

Por desgracia, no han hecho ningún camino mínimamente directo para regresar a Railay West, por lo que tenemos que volver a hacer el camino a la inversa.

En la zona de las formaciones rocosas hay un cartel donde comienza una subida por una cuerda. Es para llegar a un mirador desde donde se ve parte de la península de Railay. Yo vi fotos y no me pareció especialmente espectacular, y nuestro calzado tampoco era el adecuado (a Miguel le estaban haciendo rozaduras sus chanclas nuevas) y, cuando vimos a un hombre bajar, descartamos completamente la idea: no estábamos preparados para pasar por ahí…

subida al mirador de railay

Los precios de los restaurantes en la playa de Railay West eran bastante caros, por lo que volvimos a Tonsai Beach para almorzar y pasar el resto del día allí.

camino a tonsai beach 4

Almorzamos en un sitio que se llamaba Kruie Thai Restaurant: fue una de las mejores comidas tailandesas de todo el viaje, junto a la de Doi Inthanon.

almuerzo railay

Yo pedí “Stuffed Omelet with Fried Rice, Vegetable Tofu and Chicken” (arroz con pollo, verduras y tortilla), y Miguel pidió “Fried Wide Noodle with Soya Sauce and Chicken” (fideos anchos fritos con salsa de soja y pollo). Lo mío estaba increíble y lo de Miguel, a pesar de todas esas hojas verdes que tenía por encima, que afeaban la presentación del plato, estaba también muy bueno. La comida, con dos Coca-Colas y un inmenso refresco de sandía natural, nos costó 300 Bath (7.50 €), una tercera parte de lo que nos hubiera costado en Railay West.

Ya sólo nos quedaba disfrutar del resto del día en esta espectacular playa.

tonsai beach 3

Cada uno mata el tiempo a su manera: yo lo hago buscando corales con forma de ninja dando una patada voladora. 😛

coral con forma de patada voladoraPatada

Y Miguel cogiendo cangrejos de las piedras de la playa

cangrejo tailandés cangrejo tailandés3 cangrejo tailandés 2

Como he dicho, el agua estaba casi caliente, por lo que estuvimos muchísimo rato en remojo. Sin embargo, a pesar de que el agua estaba tan caliente, sólo nos encontramos una medusa en toda la playa; pero eso sí, menuda medusa…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando nos cansamos, volvimos a Railay West para coger el long tail de vuelta a Ao Nang. Al volver a esta playa, nos recibió un precioso atardecer.

atardecer en railay

A pesar de que nuestro hotel estaba sólo a 10 minutos de la playa, el camino de vuelta se le hizo eterno a Miguel. Descubrí el porqué al llegar el hotel: parecía que había llevado grilletes, en vez de chanclas de playa…

heridas por las chanclas en los pies

Con esta situación no había muchas ganas de dar grandes paseos, así que, tras ducharnos, buscamos un sitio donde comer.

Ao Nang es un sitio 100 % turístico, con precios para turistas. Es por ello que, aunque seguía siendo barato para el estándar europeo, las cenas aquí fueron más caras que cualquier comida en Bangkok o el Norte de Tailandia. A Miguel se le antojó pizza, para así descansar un poco de la comida tailandesa, y probar por curiosidad cuál era el concepto de pizza en Tailandia. Nos abordó un relaciones públicas y entramos a su local, Tandoori Night’s, que era una mezcla de restaurante italiano e indio.

Pedimos una pizza barbacoa (en fin… no esperéis nada ni remotamente parecido a una pizza barbacoa de España) y pollo korma. Aunque ambas cosas estaban buenas, esperábamos sabores más intensos, la verdad. La cena y las bebidas fueron 471 Bath (11.77 €) y el helado de coco que compramos después, de postre, 59 Bath (1.47 €).

cena en ao nang 1

Después de cenar nos volvimos al hotel, y comprendimos el error de haber elegido la habitación “con vistas a la montaña”, que daba a la avenida principal. Resulta que toda esta avenida, por la noche, está llena de bares y garitos con música bastante alta e incluso algunas actuaciones en directo, que se escuchaban perfectamente desde la habitación del hotel (suponemos que las habitaciones que dan a las espaldas del edificio serán más tranquilas y tendrán menos ruido); concretamente, nosotros escuchábamos de forma exagerada el retumbar de la música de una actuación que había en un local de la acera de enfrente, unos cuantos metros más abajo. Cuando acabó la actuación, siguieron poniendo música que se escuchaba algo menos, pero aún se escuchaba, y así hasta casi las 2:00 de la madrugada…

Con el cansancio que llevábamos, y unos tapones para los oídos, conseguimos dormir, pero recomiendo a cualquiera que vaya con la intención de dormir bien y descansar por las noches, que busque su hotel en Ao Nang fuera de la zona de marcha, o en el caso de estar en la avenida principal, que lo coja más arriba (es decir, más alejado de la costa) de lo que estaba el nuestro (The Nine Hotel). Porque cuanto más te acercabas a la costa, más bares, música y ruido había.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Así acababa el primer día de acercamiento a las playas de Tailandia. A pesar de las opiniones bastante regulares que leí sobre las playas de Railay, a mí me gustaron bastante.

Al día siguiente iríamos a ver tres islas: Tup Island, Chicken Island y Poda Island.

Plano turístico de la playa de Railay, aquí.

Para ver más fotos de este día, pinchar aquí.

DÍA 11: AO NANG (KRABI) – TUP ISLAND, CHICKEN ISLAND, PODA ISLAND, MONKEY TRAIL

ÍNDICE DEL VIAJE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s