RUTE

Hemos ido a Rute varias veces para hacer senderismo y para visitar su Belén de Chocolate, pero el pueblo como tal no tenía entrada propia en mi blog. Lo visitamos hace algunos años, pero quería hacer una visita más profunda.

Sin duda, las fechas en las que el pueblo tiene más vida son de Octubre a Diciembre, cuando se preparan para la Navidad.

En Rute hay una enorme explanada de aparcamiento (coordenadas: 37.326636, -4.373759), pero justo los sábados la utilizan para montar el mercadillo, por lo que tuvimos que buscar hueco a lo largo de la calle Blas Infante.

Comenzamos yendo a visitar los edificios que tenían un horario más restringido (comprobar horarios en la web de Turismo de Rute).

Así, el primer punto fue la Parroquia de Santa Catalina Mártir.

parroquia-santa-catalina-martir

Construida en el siglo XVIII, consta de tres naves separadas por arcos de medio punto. Para ser una parroquia, era realmente inmensa.

parroquia-santa-catalina-martir-2

Lo más bonito de la iglesia es el Sagrario del Corazón de Jesús con unos preciosos frescos en sus paredes, aunque por desgracia no demasiado bien conservados.

frescos-parroquia-santa-catalina-martir

Otro de los puntos llamativos son sus coloridas y vistosas vidrieras.

vidrieras-parroquia-santa-catalina-martir

Como gran templo que es, su colección de imaginería es de lo más rica.

imagenes-parroquia-santa-catalina-martir-rute

Justo enfrente, se encuentra la Ermita de San Sebastián, la cual se puede ver a través de un cristal (lo que provoca muchos reflejos, por cierto). Su interior consta de una sola nave decorada con preciosas pinturas florales y yesería barroca.

ermita-san-sebastian

Subimos la calle Juan Carlos I Rey de España en busca del Ayuntamiento. Sus colores azul y blanco son muy llamativos, pero personalmente, creo que la torre de ladrillo no le pega nada.

ayuntamiento-de-rute

Ahora bajamos por la Calle Toledo en busca del Santuario de la Virgen del Carmen. También tiene un cristal delante.

Fue construido en 1700 para venerar la imagen de la patrona de Rute. Consta de una nave cubierta por tres tramos de cañón, y presbiterio con cúpula de media naranja sobre pechinas del camarín.

santuario-virgen-del-carmen-rute

Volvemos sobre nuestros pasos y nos dirigimos a una zona completamente diferente de Rute, donde se encuentran los museos.

Caminando por la Calle Alfonso de Castro, nos vemos rodeados de antiguas casas señoriales. Rute debió tener gente con mucho poderío económico.

casas-senoriales-rute

Me llamó especialmente la atención un edificio llamado Círculo de Rute, y suponemos que es algún tipo de asociación sociocultural.

circulo-de-rute

Por este camino llegamos al Hogar del Jubilado. Un lugar muy bonito por sus escaleras y por la estética y colores del edificio, que nos recuerda a una isla griega como Mykonos.

img_0184hogar-del-jubilado

Pero si algo nos resultó llamativo, fue lo claro que lo tuvo la funeraria para elegir la ubicación de su negocio…

img_0179

Llegamos a la Iglesia de San Francisco. Hasta ahora, se habían cumplido todos los horarios que estaban publicados, menos en este edificio. Según una vecina, Teresa, que es la mujer que se encarga de abrirla, suele ir sobre las 13:30, pero no siempre. Ese día fue uno de esos “no siempre”.

iglesia-de-san-francisco

Os dejo con una foto de su interior, del año 2012.

iglesia-san-francisco-rute-1

Hasta ahora, habíamos estado visitando un pueblo grande pero tranquilo, con las típicas mujeres de pueblo encantadoras. Al llegar a la zona de los museos, todo cambió. Sé que puedo sonar exagerada, pero al llegar y ver semejante marabunta de gente gritando, villancicos a todo volumen, colas por todos lados… me agobié un poco. Tenía el recuerdo de cuando vimos el pueblo hace varios años, y verlo así me impactó.

Cuando fuimos al Museo del Jamón en aquel entonces, recorrimos sus salas y disfrutamos de todo lo expuesto. Esta vez, Miguel se quedó en la entrada a las salas porque estaba todo completamente lleno de gente haciendo cola para que le dieran a probar algo de chacina. Yo entré y fui pidiendo permiso a la gente para moverme por la sala y hacer fotos a lo expuesto.

museo-del-jamon

Si os parezco exagerada, os dejo una foto (donde, por privacidad, he difuminado las caras) para que os hagáis una idea de la cantidad de gente que había allí en ese momento.

img_0210

En una de las salas había un bonito Belén donde se podían identificar algunos de los monumentos de Rute. Yo identifiqué la Parroquia de Santa Catalina, el Ayuntamiento, el Centro de Mayores, el Museo del Jamón, la Iglesia de San Francisco, la Torre del Canuto

belen-museo-del-jamon

Con las fotos hechas, salí corriendo de allí para recuperar un poco de espacio vital. El siguiente destino era el Museo del Anís.

En este Museo hay que pagar entrada, por lo que estaba ligeramente menos abarrotado. El problema es que estaba muy mal organizado. Se paga la entrada de 4 € y tienes varias cosas para visitar.

Primero esperamos un rato hasta que nos llevaron a unas bodegas, a unos metros del edificio principal, calle arriba. Allí una chica nos dio una breve explicación de las bodegas y nos dejó hacer fotos.

bodegas-museo-anis

Después, pasamos a un típico patio cordobés, con dormitorio, cocina y baño.

patio-museo-del-anis

Toda esta parte pudimos verla con tranquilidad ya que coincidimos sólo con otra pareja.

Tras hacer esta parte de la visita, volvimos al Museo del Anís donde tuvimos que esperar 10 minutos a que terminaran la explicación a otro grupo. Cuando nos tocó entrar, el chaval encargado nos explicó cómo se fabrica el anís y los diferentes productos que se sacan de él. Después de la explicación, pasamos a una sala donde se exponían varias botellas de anís y otros elementos castizos.

Por último, nos pasaron a una sala donde pudimos hacer una cata de licores sin alcohol y diferentes anises. No sé por qué nos miraban, pero no nos servían… supongo que nos verían caras de bordes, ¡jajaja! 😀

museo-del-anis

Yo no bebo alcohol, pero tanto el chico que hacía la explicación como Miguel, dijeron que el mejor de todos era el Rosoli: una mezcla de anís con café, algo fuerte pero que dejaba un agradable sabor a café en la boca.

rosoli

Finalizada la visita, se pasaba a una sala donde poder comprar cualquiera de los licores que te hubieran gustado.

El siguiente punto estaba justo al lado: la Fábrica de Anís Machaquito.

museo-del-anis-machaquito

Adoro Antequera, no sólo porque la mayor parte de mi familia sea de allí, sino porque considero que es uno de los mejores pueblos de Andalucía. Este año ha conseguido que sus dólmenes sean considerados Patrimonio de la Humanidad. El Anís Machaquito ha hecho para la ocasión una etiqueta de botella conmemorativa.

Cuando pensábamos que habíamos superado la masificación, fuimos a visitar el Museo de la Chacina. De nuevo comprobamos el inmenso poder de “lo gratis”: eternas colas para degustar un poco de chacina. Al igual que en el museo del Jamón, me hice hueco como pude para poder hacer las fotos de rigor, y después nos fuimos.

Lo más interesante de este museo es el salchichón más grande del mundo (de 480 kilos de peso, 50 centímetros de diámetro y 5 metros de longitud) y también el chorizo más grande del mundo.

museo-de-la-chacina

Pensamos en comer en esta zona porque había varios restaurantes, pero al acercarnos y ver tanta gente descartamos la idea y decidimos irnos a otra parte más tranquila del pueblo; así que continuamos la visita.

Dejamos atrás el ruido y la gente, y volvimos al pueblo tranquilo y encantador en busca del Santuario de Nuestra Señora de la Soledad. Se encuentra al lado del cementerio y no tiene horario, por lo que estaba cerrado. Os aconsejo subir para disfrutar las vistas del pueblo desde aquí.

santuario-nuestra-senora-de-la-soledadrute

Continuamos el paseo en busca de nuestro siguiente objetivo por un barrio que me enamoró, todo lleno de casas con azulejos preciosos en sus fachadas.

azulejos-casas-rute

Además, la bajada por calle Calvario me encantó.

calle-calvario-rute

Llegamos a nuestro objetivo: la Ermita de San Pedro. No tenía horario, pero tuvimos la suerte de encontrarla abierta.

Es un edificio del siglo XVIII de una sola nave con cubierta de cañón. El Cristo sentado al fondo en su altar (Nuestro Padre Jesús de la Humildad) es conocido cariñosamente en el pueblo como “El Abuelito“.

ermita-de-san-pedro

Se puede ver sólo a través de una reja. Lo que más me gustó de ella fueron sus cuadros en los laterales a modo de Vía Crucis.

Nuestro siguiente destino fue el Monumento al Anís, situado en la Calle Blas Infante (vía principal de Rute y donde teníamos aparcado el coche).

monumento-al-anis-rute

Justo al lado del monumento se encuentra el Restaurante Primavera. Nos decidimos a comer aquí por miedo a no encontrar muchas más opciones. Pedimos presa y rosada, y de postre tiramisú y pudding. Todo esto, más dos bebidas, nos costó 35 €. Todo estaba bueno, pero no fue especialmente barato…

almuerzo-restaurante-primavera

Tras el almuerzo, continuamos la visita. Paramos para pasear por el parque de Rute, muy verde y tranquilo.

parque-de-rute

Después nos dirigimos a la Ermita de la Veracruz del siglo XVI, la última que nos faltaba por ver. No tiene horario, así que también estaba cerrada.

ermita-veracruz-rute

Continuamos hacia el Museo del Aguardiente “El Alambique”, que no está donde pone en el plano (no entiendo cómo aún no lo han actualizado…), sino que está enfrente del Museo del Azúcar.

Dentro había una bonita exposición de Origami.

museo-de-anis-origami-animales museo-de-anis-origami-flores

Hay que pagar 3 € por la entrada, e incluye cuatro degustaciones y 1 € de descuento en la compra de una botella de sus licores. Nosotros no lo aprovechamos porque a Miguel ya no le apetecía tomar más anís y además después tenía que conducir, y yo no bebo alcohol.

En el interior podréis ver estanterías, estanterías y más estanterías con infinidad de botellas y carteles de anís. Podréis ver cómo eran las botellas de anís a lo largo de los años y según la zona de España.

museo-del-aguardiente

Salvo que os apasione este mundo, se os acabará haciendo un poco pesado… además las luces de las estanterías vibran y cansan mucho la vista (deberían arreglarlo).

Con tantísimas marcas de anís, observamos cómo el usar nombres de animales era bastante común.

etiqueta-anis-animales

Lo que nos quedaba por ver era el Museo del Azúcar, pero al ver la cantidad de gente esperando para entrar, nos espantamos… 😮

museo-del-azucar

Pensábamos que siendo ya más de las 4 de la tarde, habría menos gente… pero nada más lejos de la realidad. Las luces titilantes del Museo del Aguardiente nos dejaron bastante cansados y yo ya había tenido bastante masificación por un día, así que, como ya habíamos estado otro años, os dejo con lo que podéis ver  en su interior, que son básicamente dos cosas:

Figuras de azúcar imitando monumentos de Andalucía (es muy triste que de Málaga hayan puesto sólo la figura del Cenachero)…

monumentos-museo-azucar

Y personajes famosos hechos de azúcar (me reservo la opinión acerca de ellos).

personajes-museo-azucar

A las afueras del pueblo se encuentran dos lugares muy interesante, los más famosos del pueblo: el Belén de Chocolate y el Museo del Turrón.

El Belén de Chocolate cambia cada año, montando belenes con diferentes temáticas, todos ellos preciosos (aquí podéis ver el de 2016).

En el Museo del Turrón, donde además de montar bonitos escenarios hechos de turrón, mazapán, merengue… se exponen también todas las herramientas que se utilizaban antiguamente para elaborar este delicioso dulce navideño. Es muy interesante y muy bonito (aquí podéis ver la exposición montada en 2016).

fotos-museo-turron

Rute, para mí, no es un pueblo, sino dos. Tiene dos caras: por un lado, el pueblo tradicional con gentes encantadoras y muy tranquilo; y por otro lado, el pueblo turístico lleno de autobuses con gente haciendo cola para conseguir algo gratis.

Es un pueblo con muchas cosas que visitar, por lo que necesitaréis un día completo para verlo todo. Nosotros llegamos a las 10:30 de la mañana y nos fuimos a las 16:30. Si nos hubiéramos parado a hacer cola para probar los productos que daban gratis… quizás aún estaríamos allí.

Como siempre, os dejo con las mascotas del pueblo

mascotas-rute

Para ver más fotos, visitad el álbum web.

Plano de Rute, aquí.

Visita realizada el 19 de Noviembre de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s