RUTA VEREDA DEL FARO – PUERTO DEL PINO – PUERTO DE LAS PITAS

Provincia: Málaga
Población: Marbella
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 5.24 Km
Desnivel acumulado: 494 m
Dificultad: Moderada
Época recomendada: Todas menos verano
Fecha de realización: 13/05/2017

Hoy os comparto una ruta que ya hicimos por primera vez hace casi 5 años, y es el claro ejemplo de cómo el paisaje cambia con los años y dependiendo de la estación en la que vayamos. Aunque es una ruta muy bonita, teníamos en mente aquella vez que fuimos por primera vez, y ahora me decepcionó un poco. A lo largo de la entrada os mostraré las diferencias para que veáis las dos versiones que os podéis encontrar al hacerla.

Aparcamos el coche en unos huecos entre los árboles y nos dispusimos a empezar (coordenadas: 36.534282, -4.884364).

La primera parte discurría por una amplia y cómoda pista forestal.

Pasamos cerca de un riachuelo y descubrimos que esta vez no llevaba el mismo caudal que cuando vinimos en noviembre de 2012. Por aquel entonces llevaba bastante agua, y ahora estaba casi seco.

Muy cerca se encuentra una fuente, al lado de la cual disfrutamos en su día de una preciosa cascada de varios saltos que yo recordaba perfectamente. Ahora tampoco estaba.

Un poco decepcionada, continuamos la ruta. A partir de este punto finalizaba el camino cómodo y suave y pasamos a una zona con bastante desnivel y con un terreno pedregoso. De frente teníamos una inmensa formación rocosa en forma de tajo, llena de cuevas por dentro.

Cuando llegamos a la altura de las cuevas nos acercamos, pero la vegetación nos impidió llegar hasta ellas.

Continuamos la subida en zig-zag por unas escaleras de piedra.

A pesar de que estaba decepcionada por no haber podido ver la cascada, el hecho de que no hubiera tanta agua en la ruta nos evitó uno de los problemas que encontramos en 2012: una parte del camino estaba inundada por el agua, y tuvimos que pasar andando por encima como buenamente pudimos (de ahí que siempre haya que llevar en las rutas unas botas impermeables). Pero en esta ocasión, ese mismo sendero estaba completamente seco. Os aviso porque os podéis encontrar esta parte de una u otra manera, dependiendo de si ha habido lluvias importantes en los días previos.

En esta bifurcación, tomamos la indicación de Puerto Rico Alto.

Pasamos por encima del Arroyo del Puerto, tan seco en esta ocasión que me costó reconocerlo.

A partir de que cruzamos el arroyo nos esperaba una subida intensa en busca del Puerto del Pino.

A pesar de que la subida se hace cansada por el terreno pedregoso y por el calor, las vistas eran increíbles.

Por fin llegamos al Puerto del Pino.

A pesar del calor y la complicación del terreno, Luna estaba encantada.

Teníamos que bajar todo lo que habíamos subido, y el terreno no facilitaba nada el camino. Mucho desnivel por terreno rocoso y a veces bastante cerrado por la vegetación.

Finalizada la bajada, cruzamos el Arroyo de la Laja; su suelo calizo nos recordaba a la ruta de la Ermita de los Monjes.

Y de nuevo, teníamos que subir. Este ascenso fue un poco más duro que el anterior y con las mismas características: desnivel, rocas y vegetación cerrada a tramos.

Cuando llegamos al Puerto de las Pitas, las vistas eran realmente bonitas.

A partir de este punto de la ruta, las vistas de Marbella nos acompañarían todo el tiempo.

A ratos a nuestra derecha, a ratos a nuestra izquierda.

El terreno de bajada era incluso peor que el de subida, y nos quedaban 2 km de desnivel negativo por superar. Las piedras resbalaban bastante y más tarde descubrimos que la roca era abrasiva.

Poco a poco abandonamos la zona de matorral bajo y nos adentramos en un bonito bosque de pinos.

De nuevo llegamos al nivel del río y nos tocaba cruzarlo. Cuando pasamos por aquí en 2012, el río bajaba con muchísima fuerza y se nos hizo complicadísimo superarlo.

En esta ocasión, a pesar de llevar menos agua, no se nos hizo menos complejo pasarlo ya que las piedras se movían. Como Miguel no vio claro el paso, decidió que yo lo hiciera por encima del tronco mientras él me ayudaba por un lado. El resultado: mis botas resbalaron y caí con los dos pies en el lecho del río. Luna estaba la mar de divertida… claro, como ella iba en mis brazos y no se mojó…

Sólo nos quedaba cruzar un arroyo pequeño (en el que alguien había tenido la deferencia de poner una tabla para poder pasar mejor) y llegamos al coche.

Comenzamos la ruta a las 11:00 y antes de las 14:00 ya estábamos en el coche, así que decidimos comer en un campo de olivos cercano. Mientras almorzábamos, Luna nos regaló una de sus caras tan cómicas. Buscad las 7 diferencias.

Como hemos dicho siempre, Luna es buenísima. Nunca se queja, es muy obediente… Ya por la noche, al dar el último paseo del día, notábamos que andaba algo extraño. Se había dañado las almohadillas de las patas con las rocas de la ruta. En caliente no lo notó, pero con el paso de las horas comenzó a molestarle. Para los amigos que lleváis a vuestros perros, ojo con esta ruta porque pueden dañarse las patas.

Os dejo con la flora de la que disfrutamos.

Os recomiendo leer la entrada Consejos para hacer senderismo.

Para ver más fotos pinchar aquí.

Para descargar el track, pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s