LA IRUELA – CAZORLA

Finalizábamos la escapada que había hemos ese fin de semana. Tras las rutas del viernes y el sábado, el domingo decidimos tomárnoslo con calma y conocer los pueblos de La Iruela y Cazorla.

LA IRUELA

El pueblo de La Iruela se encuentra muy cerca de Cazorla. Hasta 1294 La Iruela fue independiente de Cazorla, hasta que el arzobispo don Sancho de Castilla, con la intención de reforzar el alfoz de Cazorla, le dio La Iruela como aldea. La Iruela no quiso sujetarse ni obedecer este privilegio dado a Cazorla, provocándose distintos enfrentamientos, incluso violentos, entre ambas poblaciones, y aunque durante unos años logró mantenerse independiente, finalmente volvió a su condición de aldea de Cazorla lo que, aún a día de hoy, duele a los habitantes de La Iruela según pudimos comprobar.

Aparcamos a las afueras del pueblo y nos dirigimos directamente al Castillo de La Iruela.

Los primeros cimientos son de época islámica aunque no sería hasta siglo XII cuando comenzara la ampliación de las murallas de la actual fortaleza.

El acceso original a la torre está prohibido, así que han instalado unas escaleras de madera para acceder cómodamente a ella. En el interior igualmente hay que subir escaleras, pero bastante empinadas. Desde arriba las vistas son muy bonitas, y se divisan el auditorio y la Iglesia de Santo Domingo de Silos.

Bajamos a ver estos dos elementos, empezando por la Iglesia de Santo Domingo de Silos.

Sus primitivos cimientos son de época de la reconquista de la ciudad, en el primer tercio del S. XIII, aunque la mayor parte de la construcción tuvo lugar en el S. XVI, bajo el auspicio de Don Francisco de los Cobos, Marqués de Camarasa. El día 4 de junio de 1810 fue incendiado por las tropas francesas como venganza por la inhospitalidad que los vecinos habían mostrado hacia el invasor. Hoy aún se mantienen en pie algunas de sus zonas nobles.

Justo detrás se encuentra el auditorio. Aunque por su estética podría parecer que es de origen romano, se construyó en 1990 aunque siguiendo los cánones constructivos de la época.

Tras ver el castillo, subimos al centro de interpretación de La Iruela que se encuentra en la zona alta del pueblo. Allí un chico muy amable y atento nos explicó parte de la historia de La Iruela y de su castillo. En la planta baja vimos un vídeo y en la primera planta había paneles informativos sobre la vida, agricultura, naturaleza y tradiciones en La Iruela, que el chaval nos explicó de forma muy amena.

Por desgracia no pudimos dedicar a este centro todo el tiempo que se merecía porque tuvimos que continuar la visita con prisa hacia Cazorla, ya que los monumentos cierran allí a partir de las 13:00.

No obstante, dimos un paseo por el pueblo para poder ver la Iglesia de la Inmaculada Concepción, erigida a mediados del siglo XX, la fuente principal, la torre del reloj, el Ayuntamiento (de estilo mudéjar y antiguo pósito) y algunas casas con mucho encanto.

CAZORLA

Tras la visita a La Iruela, pusimos rumbo a Cazorla.

Íbamos con prisa para que no nos cerraran los monumentos, así que la primera parada fue en las Ruinas de la Iglesia de Santa María, de estética casi idéntica a la Iglesia de Santo Domingo en La Iruela por ser obra del mismo arquitecto. De allí nos mandaron al Centro Temático “Frondosa Naturaleza” donde compramos los tickets y visitamos dicho centro mientras esperábamos al siguiente turno de visita guiada.

Según nos contó la guía, la idea de esta inmensa iglesia y la plaza anexa fue de D. Francisco de los Cobos, quien con bastantes ínfulas decidió construirlas en el lugar más complejo de toda Cazorla: encima del cauce del río Cerezuelo. Para ello tuvo que abovedar todo el río en los cimientos de la iglesia.

Como suele ser habitual, cuando Naturaleza y orgullo se unen, siempre gana la Naturaleza. En este caso, coincidieron unas inundaciones con el derrumbe de parte de la montaña sobre la que estaba apoyada la iglesia. Esto hizo que grandes bloques de piedra bloquearan la bóveda por la que pasaba el río, la iglesia hiciera de presa, y en consecuencia, parte de la misma se derrumbase (además de inundar todo el pueblo).

Aunque se restauró, posteriormente fue quemada en la Guerra de la Independencia, y tras la Guerra Civil quedó en el estado en el que se encuentra actualmente.

A modo de ironía de la vida, la iglesia tenía talladas en su exterior las cuatro virtudes cardinales: Justicia, Fortaleza, Prudencia y Templanza. Tras las actuaciones del hombre ya pasadas, no se conservan ninguna de las dos últimas.

Tras la historia de la Bóveda, bajamos a verla. Dicha Bóveda pasa por debajo de la Plaza de Santa María y las ruinas de la iglesia.

Aprovechó para contarnos otra leyenda, la de la Tragantía: ante el inexorable avance de las tropas cristianas, el rey moro decidió encerrar a  su hija en una cueva cercana al castillo tapiando la entrada con la intención de rescatarla cuando las tropas cristianas se hubieran marchado, refugiándose él con su tropa en la cercana sierra que rodea al pueblo. Sin embargo, las tropas cristianas alcanzaron al rey y a su séquito dando muerte a todos ellos y ocuparon la población de Cazorla.

La princesa aprisionada en la cavidad, a causa de la oscuridad y la humedad se metamorfoseó mitad serpiente, mitad mujer, y desde entonces su alma permanece en la cueva de la que sólo sale las noches de San Juan, en las que se puede oír su lamento:

Yo soy la tragantía
hija del rey moro,
quien me oiga cantar
no verá la luz del día
ni la noche de San Juan.

Una vez de vuelta al punto de inicio de la visita, nos enteramos de que había otra visita guiada para ver unos molinos (podríamos haberla hecho mientras esperábamos la anterior visita…),  pero como nos dijeron que el Castillo de la Yedra cerraba a las 14:00, salimos corriendo al castillo; aunque cuando llegamos, comprobamos que las chicas del  Centro Temáticos no sólo son poco proactivas, sino que no saben siquiera los horarios de los monumentos (el castillo cerraba a las 15:00)…

La subida al Castillo de la Yedra es intensa, pero os regalará unas vistas muy bonitas del pueblo.

Ya allí comenzamos la visita al Castillo de la Yedra. Debe su nombre al estado de abandono en el que se encontraba, cubierto por completo por esa planta trepadora.

La torre de acceso tiene en su interior aperos de labranza y artesanía.

Subimos a la primera planta de esa torre, donde el hombre (el menos motivado del mundo con su trabajo) nos explicó qué veíamos. Una miniatura de una antigua molienda de aceitunas y algo de artesanía.

La segunda planta tenía otras dos maquetas: una de una antigua casa para criar animales, donde la zona de los animales era más grande que la propia vivienda, y otra casa de señores con olivos donde la vivienda era mucho mayor. También pudimos ver varios utensilios de cocina de antaño.

La siguiente torre nos la explicó una mujer, más amable aunque bastante directa: sin perder la compostura, puso en su sitio al típico turista que se pone a charlar con su pareja durante las explicaciones de la guía.

La primera planta era sobria y de temática religiosa.

La segunda planta, más lujosa, estaba destinada a la caza y las armaduras.

En la tercera planta, lo más llamativo eran los muebles expuestos, de una calidad y detalles sublimes.

Ya era la hora de comer, así que paramos en uno de los mesones que encontramos de menú.

Después del almuerzo dimos un paseo por el sendero del río Cerezuelo: muy bonito, pero hace falta calzado de montaña, ya que el suelo estaba embarrado y resbalaba.

Por último, dimos una vuelta por el pueblo viendo sus preciosas casas señoriales, el Ayuntamiento y el Teatro.

Muy recomendable ver la Parroquia de Santa María – Iglesia de San José. Es un templo con planta de salón de una sola nave, con bóveda de cañón, capillas laterales y presbiterio rectangular. Por fuera es austera, pero por dentro es preciosa.

Y los murales de El Greco en las naves laterales son impresionantes en calidad y envergadura.

Y la cúpula bajo el altar mayor es maravillosa.

Cazorla es muy bonita y creo que merece más tiempo del que pudimos dedicarle, pero al menos nos hicimos una idea de cómo es.

Os dejo con las mascotas de la Iruela y Cazorla.

Para ver más fotos, pinchar aquí (incluyo algunas de Cazorla con decoración navideña).

Para descargar el plano de Cazorla, pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.